ESE GRAN INVENTO, EL MEDIDOR DE HUMEDAD

Ya sabeis que me gusta contaros mis triunfos, y también los fracasos de nuestras andanzas por el huerto. Bueno pues un gran triunfo ha sido la compra del medidor de humedad, del que ya os hablé hace poco en otro post. En un principio lo compré por curiosidad, y además como no era muy caro, pues tampoco perdía nada. Y ahora se ha convertido en un gran aliado para el huerto. Ya os dije en el anterior post que no pensaba que fuera imprescindible tenerlo, por supuesto que no, pero a mi me ha resuelto las dudas que siempre tenía con la humedad de la tierra, y los riegos que tenía que hacer, sobre todo en invierno.

Así que ahora cuando tengo dudas sobre la cantidad de humedad que tiene la tierra, utilizo este sencillo aparato. Es fantástico de verdad, porque como puedes medir a distintas profundidades puedes detectar si realmente la tierra está seca o no. Muchas veces me pasa que la capa más superficial, o la capa intermedia está seca, y en cambio el fondo de la maceta tiene bastante humedad, con lo que espero a regar uno o dos días más. El invierno pasado tuve problemas con las lechugas, y yo creo que fué el exceso de riego. Así que este año espero poder afinar un poco más el riego invernal.

Os dejo con unas fotos del medidor, que corresponden a tres niveles distintos de medición. Si mirais la aguja blanca podeis ver la diferencia de humedad dependiendo de la profundidad. Fijaros en el arco de color rojo, verde y azul. Si la aguja está en la zona roja quiere decir que la tierra está seca, si está en la zona verde la humedad es la óptima, y si marca la zona azul es que tiene mucha humedad.
Medición a 5 cm. de profundidad


Medición a 10 cm. de produndidad


Medición a 20 cm de profundidad, en el fondo del recipiente


Buena cosecha a todos.

TE REGALO MI GUÍA GRATUITA

Descargate aquí mi Guía Gratuita

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos tienes que leer y aceptar mi política de privacidad. Al suscribirte a esta lista estás dando tu consentimiento para recibir mi newsletter donde te enviaré recetas de cosmética casera, en algún momento podré enviarte información comercial o relevante para ti.
Ver política de privacidad.
Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos tienes que leer y aceptar mi política de privacidad. Al suscribirte a esta lista estás dando tu consentimiento para recibir mi newsletter donde te enviaré recetas de cosmética casera, en algún momento podré enviarte información comercial o relevante para ti.



5 Comments

  • yome suelo tomar el cafe de despues de comer dando una vuelta por el patio y echando un vistazo a ver como van mis plantas, pero como no controlo muy bien el riego de todas, alguna se me ha muerto por asfixia, sobre todo cuando tienes que dejar a alguien al cargo…
    asi que eso seria una buena solucion.
    acabo de ver el mismo en ebay por unos 15e

  • Marhya, veo que eres una experta en cultivos. Tendré que consultarte mis dudas.
    Myriam, que buena idea lo de tenerlas a la vista. En invierno es más problemático lo del riego, porque cuando me marcho por la mañana me voy corriendo de casa, y cuando vuelvo a casa es de noche, y no me asomo a mirar. Pero bueno, voy mejorando. jejeje

  • Hola amigos, yo opté por correr las plantas más queridas cerca de la puerta del balcón, para poder ver cuando estaban mustias, a veces no tengo tiempo de regarlas…. Dejé las más carnosas fuera de la vista. Si por mí fuera, las tendría todas arriba de mi escritorio jajaja
    Un beso, EXITOS!
    Myriam

  • ¡Qué modernos! ¿Sabes que decía mi profesor de Riegos que los antiguos higrómetros se hacían con cabello de rubia? si, parece ser que son más sensibles a la humedad que los de morena (no lo tengo muy claro aunque es verdad que en cuanto hay humedad se me ondula el pelo que no veas)… Y hoy la ciencia nos da aparatos tan exactos, alguno lo ve y no se lo cree. 😉
    ¡Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *