BULBOS QUE FLORECEN EN OTOÑO Ó INVIERNO

¿Acaso pensais que no podeis tener flores en vuestros balcones en otoño? Pues no es así. Nuevamente nos acompaña Jordi Petit, y nos explica qué bulbos podemos cultivar ahora en casa.


CÓLQUICO ( o azafrán salvaje)

Son la excepción de los típicos de bulbos de otoño que floren entre Marzo y Julio. Estos son rapídimos y poco conocidos. Nada que ver con los bulbos de siempre.

Aunque en la naturaleza florecen en marzo, a la altura de laderas y prados de los Alpes y Pirineos, podemos tenerlos en casa en otoño. Estos curiosos bulbos, fuera de la tierra, sin hojas y sin raíces, ni tampoco sin necesidad de regar, nos sorprenden floreciendo en interiores en octubre-noviembre.

Se disponen los bulbos en un tazón grande, mejor rodearlos o semi-enterrarlos en piedras pequeñas o arena de río, para que no se decanten. Así que en octubre, se colocan los bulbos de esta manera (en un tazón) en un lugar iluminado de la casa, mejor sin sol, para que la floración dure más. Seguidamente aparecerán solamente los capullos que no tardarán en abrirse. Ni raíces, ni hojas, no requiere riego. Salen solamente flores, simples o dobles, en tonos del blanco al rosa, parecidos al azafrán y al croco, tamaño de un tulipán pequeño.



Una vez termina la floración y cortadas las flores mustias, se entierran los bulbos a unos 10-15cm de profundidad, en tierra rica en nutrientes, a la que es bueno añadir algo de tierra franca de huerto o bosque, un poco arcillosa. En primavera aparecerán unas verdes hojas, anchas y parecidas a las del maíz. Altura de hasta 40-50cm. Abonar de vez en cuando, una vez al mes es suficiente. Mejor mezclar humus en la tierra de la maceta o en el hoyo del jardín.

Para agosto se habrán secado las hojas, y de hecho, mejor no regarlas en julio. A finales de agosto se pueden sacar de la maceta o de la tierra del jardín. Guardar en serrín y ya los bulbos están listos para octubre. Podemos encontrarnos que el bulbo se ha subdividido en varios de pequeños, entonces no darán flor. Mejor devolverlos a la tierra y regar a partir de noviembre hasta el siguiente verano.
Personalmente me ha sucedido de haber plantado los bulbos en un jardín, después de florecer. Nos olvidamos y de repente en marzo siguiente nos sorprendió ver aparecer sus flores, ¡sin que hubieran recibido ningún cuidado!
Los bulbos que tras florecer en casa no son plantados, no sirven para el año siguiente, pues precisan re-alimentarse en tierra. Su piel y su textura se asemeja a la de los tulipanes. Sin embargo no tienen la forma clásica de un bulbo, son más bien redondeados irregulares. La flor alcanza la altura de 20-25cm, gracias a su tallo.
¡Qué buen regalo obsequiar con un tazón con dos o tres cólquicos!, son muy poco conocidos.
Estos bulbos tan poco conocidos podeis encontrarlos en Barcelona en la tienda Mayolas.
Jordi Petit

TE REGALO MI GUÍA GRATUITA

Descargate aquí mi Guía Gratuita

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos tienes que leer y aceptar mi política de privacidad. Al suscribirte a esta lista estás dando tu consentimiento para recibir mi newsletter donde te enviaré recetas de cosmética casera, en algún momento podré enviarte información comercial o relevante para ti.
Ver política de privacidad.
Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos tienes que leer y aceptar mi política de privacidad. Al suscribirte a esta lista estás dando tu consentimiento para recibir mi newsletter donde te enviaré recetas de cosmética casera, en algún momento podré enviarte información comercial o relevante para ti.



No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *