EL PLACER DE TENER UN HUERTO EN CASA

ESPINACAS

El placer de cultivar un huerto urbano empieza en nuestros balcones, cuando sembramos las semillas o compramos los planteros, y estamos atentos a que esas diminutas semillas se transformen en pequeñas plantas, para mí es una fiesta cada vez que una semilla germina, sigo sin creerme lo que veo.

Y cuando esa planta crece, la observamos con mucho asombro, y la planta sigue, sigue creciendo. Los momentos que estamos atentos a ellas, nos evadimos de otras cosas, es el placer de la desconexión. Y llega un momento que, claro, han crecido mucho y sabes que tendrás que recolectar. Aquello que has cuidado con tanto mimo, ha dado sus frutos. Y otra vez no me lo creo.

Y el último placer, poder disfrutar en nuestras mesas de nuestros cultivos. El placer de comer algo que sabes que tú y solamente tú has conseguido, y que ahora te hace disfrutar de una buena ensalada, o de cualquier otro plato. En fin, que gran placer tener un huerto en casa.

TE REGALO MI GUÍA GRATUITA

Descargate aquí mi Guía Gratuita

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos tienes que leer y aceptar mi política de privacidad. Al suscribirte a esta lista estás dando tu consentimiento para recibir mi newsletter donde te enviaré recetas de cosmética casera, en algún momento podré enviarte información comercial o relevante para ti.
Ver política de privacidad.
Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos tienes que leer y aceptar mi política de privacidad. Al suscribirte a esta lista estás dando tu consentimiento para recibir mi newsletter donde te enviaré recetas de cosmética casera, en algún momento podré enviarte información comercial o relevante para ti.



13 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *