HORTALIZAS SANAS, HORTALIZAS BELLAS . YO ELIJO.

Hoy os proponemos una reflexión.  Si os dan a elegir entre comer un tomate que sea feucho pero con sabor, sano y nutritivo  ó entre comer un tomate bonito pero sin sabor y poco saludable¿qué tomate escogeriais?  

Tomate
Tomate marmande

 

Si lo pensais seguro que todos me decis que preferis comer un tomate sabroso y nutritivo.  Pero a veces la vista puede más que cualquier otro sentido, y seguro que si vais a comprar a una tienda, vuestros ojos se irán a los tomates más bonitos, aunque luego en casa te lleves una mala sorpresa porque no saben a nada.

HORTALIZAS SABROSAS

Lechuga
Lechuga maravilla

 

Los que  cultivamos hortalizas en casa, aunque sea cuatro lechugas y un poco de rúcula, sabemos que el sabor de nuestras verduras no tiene nada que ver con las que venden en el super.     Los que cultivamos en casa la mayoria cultivamos ecológicamente, sin abonos ni plaguicidas químicos, y esto es lo que hace que nuestras hortalizas tengan más sabor.  ¿Sabeis porque?    En la agricultura convencional, se utilizan fertilizantes muy nitrogenados, que hacen que las hortalizas crezcan muy rápido y se hagan muy grandes, pero estas hortalizas en su composición tienen más cantidades de agua que las cultivadas ecológicamente y con procesos naturales.   

 

HORTALIZAS NUTRITIVAS

Zanahorias
Zanahoria

 

Pero ultimamente varios estudios han demostrado que las hortalizas cultivadas ecologicamente tienen más vitaminas y minerales que las hortalizas cultivadas convencionalmente.   Y por supuesto no llevan los productos químicos que tanto dañan nuestro oganismo. Yo sinceramente prefiero un alimento sano y nutritivo a un alimento únicamente bello.

HORTALIZAS SALUDABLES

rucula
Rucula

 

Y también hay estudios que han observado que las hortalizas cultivadas ecológicamente, desarrollan sus propias defensas contra las plagas, las enfermedades  e incluso las inclemencias del tiempo.   Las hortalizas cultivadas al aire libre y que sufren estres ambiental, necesitan emplear parte de sus energias para defenderse, y por eso crecen más lentas, pero crecen más saludables.     Por lo tanto es facil de entender que aquellas sustancias que generan nuestras hortalizas para protegerse, resultan igual de efectivas para ellas como para nosotros.    Y todas estas sustancias las hortalizas nos las tramiten a nosotros cuando las comemos.

YO ELIJO

Canónigos
Canónigos

 

Nosotros hemos decidido comer hortalizas sanas, saludables y sabrosas, por eso cultivamos en casa.  Por eso aunque tenemos poco espacio, tenemos un huerto en el balcón y en las ventanas.   Y muchas veces el huerto no está bonito, ni tenemos las mejores lechugas, y las espinacas se nos mueren, pero es algo que hacemos con nuestras manos y esto para nosotros es muy valioso.

Nosotros hemos decidido cultivar en casa, y para nosotros es una pequeña contribución al medio ambiente, a nuestro entorno, a nuestra salud y a nuestra vida .   Porque si yo cultivo una lechuga, seguramente no conseguiré cambiar las cosas, pero si somos muchos cultivando una lechuga , seguro que las cosas cambian.

Cultiva tu Corazón Verde.

No te pierdas el placer de tener un huerto en casa.

Buena cosecha a todos ¡¡¡
Soy Yolanda.
Te enseño cosmética natural casera

ACCEDE A MI CURSO GRATUITO COSMÉTICA CASERA PARA PRINCIPIANTES

ACCEDE A MI CURSO GRATUITO DE COSMÉTICA NATURAL

Da tus primeros pasos y aprende con mi curso gratuito

COSMÉTICA CASERA PARA PRINCIPIANTES

5 comentarios

  1. Hola Paula, gracias por tu comentario. Como tu dices al cultivar en casa se aprenden a valorar muchas otras cosas, que antes ni nos planteábamos. Es eso que dicen que mucha gente cree que los tomates crecen en bandejas. Tenemos que volver a naturalizarnos, el contacto con la naturaleza es fundamental. Un abrazo.

  2. Totalmente de acuerdo (especialmente en la parte en la que se nos mueren las espinacas ;^). No, de verdad. Hace poquito que cultivo y no tengo mucho espacio, pero cuando probamos cualquiera de las verduras que tenemos en nuestro balcón, nos parece que todo vale la pena.

    Y creo que además hay otro beneficio añadido: entender lo que cuestan las cosas. Para comernos una lechuga hay que remover y renovar el sustrato, hacer plantel, cuidar y regar las plantas… Cuando vas al mercado a comprar es fácil pensar que todo es demasiado caro, pero cuando ves el esfuerzo que hay detrás, empiezas a valorarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.